lun. Oct 14th, 2019

¿Es bueno correr en cinta?

4 min read
Entrenamiento o correr sobre cinta

Entrenamiento en cinta

El entrenamiento en cinta tiene sus defensores y sus detractores, como todo en esta vida, pero lo que está claro es que es una manera cómoda de realizar entrenamientos con variación de velocidad y controlar el ritmo cardíaco. Correr en cinta requiere un menor impacto y esfuerzo en comparación con hacerlo al aire libre, con lo cual es un buen recurso para el corredor ocasional o aquel que está empezando a correr. Generalmente se necesita un menor esfuerzo muscular pero a cambio requiere un buen control del equilibrio.

 

 

Ventajas del entrenamiento en cinta

  • Permite entrenar en cualquier época del año, da igual si las condiciones meteorológicas no acompañan.

  • Ayuda a entrenar con ritmos más altos aumentando la velocidad máxima. La cinta te ayudará a mantener un ritmo constante y no tenderás a acelerar o desacelerar.

  • Al no disponer de obstáculos en la carrera, podremos concentrarnos más en ejecutar correctamente la técnica de carrera.

  • Podemos entrenar con diferentes inclinaciones y variar los entrenamientos sin salir de casa o del gimnasio.

  • Nos ayuda a mantener un buen equilibrio.

 

 

Inconvenientes de correr en cinta

  • Necesitarás hidratarte más a menudo debido a que la práctica se realiza en un entorno cerrado y por lo tanto sudarás más.

  • Inevitablemente se acortará tu zancada, ya que la amplitud en brazos y piernas se acorta inconscientemente por miedo a perder el equilibrio o golpearte con la máquina.

  • El precio. Salir a correr no supone coste, mientras que hacerlo en cinta sí.

  • El aburrimiento: mucha gente comienza con ganas, pero al no ver paisajes diferentes acaba viendo esta actividad como monótona y aburrida.

  • No podemos esperar obtener los mismos resultados entrenando en cinta que cuando salimos al aire libre. Los tiempos y las sensaciones inevitablemente variarán.

 

 

Características a tener en cuenta en una cinta de correr

  • Tamaño y superficie: si mides menos de 1,65 m la longitud mínima recomendada será de 120 cm. Sin embargo si mides 1,80 m o más necesitarás una cinta con una superficie mínima de 130 a 147 cm.

  • Amortiguación: siempre hay que asegurarse que al correr o andar rápido la superficie no tiembla y es estable.

  • Potencia del motor: normalmente cuanto mayor es la potencia, amyor caldiad de la cinta y más velocidad máxima.

  • Inclinación máxima: una mayor amplitud del rango de inclinación te dará una variedad más grande de tipos de entrenamiento. Cuanto mayor sea la inclinación, más trabajas la musculatura al soportar más peso.

  • Configuraciones: hay cintas con opciones de entrenamiento ya predefinidas, esto puede hacer más ameno el entrenamiento y ayudar a que no sea monótono o repetitivo.

Como resumen diremos que no se puede decir que correr en cinta sea bueno o malo. Personalmente veo esta actividad como un muy buen complemento a tus salidas al aire libre, para mí no sería una forma de entrenar habitualmente pero si puntualmente. En el caso de lesiones, veo muy positivo el retomar el entrenamiento empezando de manera suave y progresiva en cinta, ya que permite una superficie de contacto más amable, así como regular la velocidad e inclinación durante el ejercicio.

Para mí un valor fundamenta que aporta esta modalidad es el mejorar la técnica en carrera, tener una buena técnica en la pisada, la zancada y llevar un buen ritmo respiratorio es fundamental, y en cinta puedes mejorar esta parte técnica que a veces olvidamos. No hay que descuidar este punto, ya que gracias a una buena técnica en carrera podemos obtener mejores resultados y prevenir posibles lesiones. Todo runner debe tener esto en cuenta.

 

 

Tipos de entrenamiento sobre cinta

Para mostraros que también puede ser divertido entrenar en cinta y no resultar monótono, os adjunto algunos tipos de entrenamiento que podéis practicar:

  • Series de carrera Cortas / Largas: por ejemplo 10 minutos a trote suave en la cinta + 10 minutos en elíptica o bicicleta estática.

  • Series en cinta: podemos trasladar series de 400 metros, 500 metros, 1000 metros o 2000 metros intentando mantener siempre una velocidad constante.

  • Cambios de ritmo: es ideal para realizar en cinta ya que podemos ir ajustando de forma progresiva los ritmos mientras monitorizamos nuestra frecuencia cardíaca y observamos nuestro ritmo respiratorio → 10 minutos de caminar / trote + 10 minutos de carrera suave progresiva hasta tener un poco de exigencia + 3 minutos a ritmo fuerte + 1 minuto a ritmo muy fuerte + 3 minutos de recuperación y vuelta al trote.

  • Series de fuerza regulando la inclinación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *