¿Quieres empezar a salir a caminar?. Te damos unos consejos!

4 min read

¿Quieres ponerte en forma? Si no estás haciendo ejercicio regularmente y quieres empezar a correr, tus primeros pasos, literalmente, deberían ser caminar. Caminar y correr son dos de las formas menos costosas y más convenientes de ponerse en forma, perder peso, reducir el estrés y mejorar tu calidad de vida. Podemos ayudarte a empezar a caminar, a ponerte en forma y a mantenerte en forma sin lesionarte!.

Antes de levantarte del sofá, sigue estos pasos para tomar el hábito de hacer ejercicio frecuentemente, y sienta una base sólida para tu vida de corredor. (¿Ya está en marcha o hace ejercicio regularmente? Saltar a Cómo empezar a correr.)

 

 

 

Que te vea un médico

 

Si tienes más de 40 años, o tienes antecedentes familiares de enfermedades cardíacas u otros problemas de salud, consulta a un médico antes de comenzar un programa regular de ejercicios.

 

 

Primero camina, después corre

 

Aunque algunas personas descartan «caminar», es la manera más efectiva de desarrollar la condición física que necesitas para empezar a correr cómodamente, sin lesionarte. Caminar pone tus piernas y brazos en el mismo rango general de movimiento que correr, pero sin el mismo impacto en tus huesos y articulaciones. La caminata debe ser de paseo, no una caminata de carrera, pero tampoco una caminata de «escaparate».
Empieza poco a poco. La idea de iniciar una rutina de ejercicios puede parecer difícil poro no tiene por qué serlo. Comienza con una caminata de 15 minutos. ¿Te sientes bien? Al día siguiente, hazlo de nuevo. Si te sientes fuerte, añade cinco o diez minutos más. Consigue hacer un mínimo de 35 minutos al final de la primera semana..

 

 

Registra tus paseos

 

Anota en un papel los detalles de cuánto tiempo y hasta dónde llegaste en cada sesión de entrenamiento y cómo te sentiste. Te sentirás seguro al ver que todos tus entrenamientos se van acumulando en le registro, así el entrenamiento del día siguiente no parecerá tan intimidante cuando veas lo mucho que ya has logrado.

 

 

Utiliza buen material deportivo

 

Resiste la tentación de usar cualquier par de zapatos viejos para salir a andar. Los zapatos desgastados o mal ajustados son una de las causas más comunes de lesión. Ve a una tienda especializada, donde puedan ayudarte a encontrar un par que te ofrezcan el ajuste, la comodidad y estabilidad que necesitas.

 

 

Tómate tu tiempo

 

Establece una rutina de entrenamiento que se adapte bien al ritmo de tu vida diaria. Averigua qué horas del día son las más convenientes para hacer ejercicio y encuentra una variedad de rutas puedas hacer regularmente. Encuentra la hora del día cuando correr no es negociable, para muchas personas eso es lo primero que hacen por la mañana, cuando no hay reuniones programadas y los niños todavía están en la cama. Asegúrate de que tienes suficiente tiempo para ejercitarte para que no se te atasque el día. Si una carrera matutina significa que estás corriendo para llegar al trabajo y estresado por llegar tarde, el ejercicio comenzará a parecer un castigo.

 

 

Caminar adelgaza, pero controla la comida

 

¿Quieres perder peso a medida que avanzas? La manera más efectiva de perder peso es reducir las calorías mientras que también se aumenta la quema de calorías a través del ejercicio regular. Pero evita reducir demasiadas calorías demasiado pronto; eso podría hacer que tus niveles de energía se desplomaran, y será difícil de mantener. En cambio, trata de consumir 300 calorías menos al día. Con las otras calorías que quemas a través del ejercicio, puedes esperar perder peso las primeras semanas. Lleva un registro de tu consumo con un diario detallado de los alimentos (puedes usar un bolígrafo y papel, o probar uno de los muchos sitios web y aplicaciones gratuitas en el mercado). Estudios han demostrado que los que llevan diarios de alimentos -que también leen las etiquetas nutricionales y se dan cuenta de las cantidades- pierden más peso que los que no lo hacen.

 

comida sana

 

Haz de esto una actividad social al principio

 

Consigue un amigo para tu primera salida al gimnasio, al sendero, o prueba un entrenamiento en grupo o una clase. Está demostrado que al conectar con otras personas, ya sea una persona, un foro en línea o un grupo de entrenamiento, aumentan sus posibilidades de seguir con una rutina de ejercicios. Y recuerda que todo el mundo se siente cohibido al principio.

 

 

Aprovecha pequeños momentos para moverte

 

Aprovecha para caminar por los pasillos de la oficina de vez en cuando; aparca en la parte más alejada del parking, sube las escaleras en lugar de usar el ascensor, y pon una alarma cada hora para recordarte que levantes las piernas y las estires un poco. Incluso estar de pie en lugar de sentarse en un escritorio ayudará.

 

ejercicio en la oficina

Prepara un plan de entrenamiento progresivo que sea alcanzable

 

Si bien es posible que no tengas la necesidad de tener un horario para hacer ejercicio, tener un plan de entrenamiento te ayudará a mantenerte en el buen camino para alcanzar metas y resultados, y asegurará que aumentemos nuestro tiempo y ritmo de entrenamiento lo suficientemente gradualmente como para no lesionarnos. Además, tachar cada ejercicio a medida que lo completas te dará una sensación de logro y confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *