jue. Ago 22nd, 2019
test de cooper
Test de Cooper
5 (100%) 1 vote[s]

¿Qué es el test de Cooper y para que sirve?

 

El Test de Cooper es una prueba de resistencia diseñada en en 1968 por Kenneth H. Cooper ( nacido en Oklahoma, EEUU en 1931). En principio esta prueba se elaboró para evaluar el estado físico de los miembros de las fuerzas armadas de Estados Unidos. Su uso, cada vez más común, hizo que empezara a realizarse para mujeres y diferentes grupos de edad, mostrando así un resultado más real.

Hoy en día es el test más famoso para valorar y medir el rendimiento físico de una persona, nos sirve para evaluar el rendimiento aeróbico y es muy utilizado en colegios e institutos como prueba de Educación Física (yo mismo recuerdo haberlo hecho con 13-14 años en el campo de fútbol de mi instituto).

Consiste en correr de manera continua, durante 12 minutos trataremos de alcanzar la mayor distancia posible sin detenernos, es decir que lo ideal es que intentamos esforzarnos lo máximo posible para conocer nuestras verdaderas condiciones. No se trata de una prueba de entrenamiento, si no de exigencia para ir al máximo en cuanto a capacidad respiratoria, cardiovascular y física. Como hemos comentado, el resultado que obtengamos se debe analizar teniendo en cuenta varios factores que son: la edad y el sexo. Con estos 3 datos (distancia recorrida, edad y sexo) podremos valorar si nuestra condición física es muy mala, mala, media, buena o muy buena gracias a  unas tablas de valores que ya hay establecidas.

 

 

¿Puede hacer el test de Cooper todo el mundo?

 

Sí, la prueba es de resistencia pero al final es el corredor el que marca el ritmo que puede o no seguir durante los 12 minutos, con lo cual entendemos que cualquier persona es capaz de saber hasta donde puede exigirse y conocer sus límites. No obstante, recomendamos que no lo realicen o bien tengan especial cuidado los siguientes grupos de personas:

 

  • Fumadores o personas con problemas respiratorios
  • Personas con problemas cardiovasculares o hipertensas
  • Personas obesas
  • Mujeres en período menstrual
  • Aquellos afectados de gripe, fiebre o una enfermedad puntual

 

Consejos antes de realizar el test de Cooper

 

Como para cualquier prueba o carrera, siempre recomendamos realizar un calentamiento previo, de forma que consigamos entrar en calor y activar nuestros músculos y articulaciones. Podemos incluso correr a ritmo muy suave antes de comenzar, y completar la carrera previa con unos estiramientos que nos ayuden a preparar nuestros cuerpo.

 

Es importante contar con un calzado adecuado, que sea cómodo, unas zapatillas ligeras y aptas para el running, esto hará que nuestro resultado siempre sea mejor y además es una manera de prevenir lesiones tanto óseas como musculares.

Como hemos comentado antes, el terreno sobre el cual se ha de realizar la carrera debe ser firma, sin resaltos y llano, para esta prueba no se necesitan desniveles. Además tendremos que tener en cuenta la hora de realización; nosotros aconsejamos realizar al prueba a primera hora de la mañana, ya que el cuerpo está descansado y no ha acumulado el esfuerzo diario. Es importante no hacer el test después de una comida copiosa o de ingesta de alcohol. Por último añadir que al terminar la carrera no debemos pararnos en seco, si no que lo ideal sería ir reduciendo el ritmo (pasados los 12 minutos de duración) de forma progresiva, bajando pulsaciones hasta que finalmente paremos. Obviamente recomendamos estirar al terminar.

 

 

Tabla Test de Cooper

 

Como dijimos antes, la tabla de resultados varía en función del sexo y la edad. Con lo cual tendremos que fijarnos en que lugar ocupariamos en el segmento de la tabla y a partir de ahí, según la distancia que hayamos recorrido, tendríamos el resultado que mide nuestro rendimiento físico o anaeróbico. Conviene aclarar que se considera un estado de forma apto a las categorías «buena» y «muy buena o excelente». Esto tampoco debe preocuparnos ya que según estudios realizados, se estima que la mayoría de la población no conseguiría ninguna de las dos categorías al realizar la prueba. Éstas son las tablas sobre las cuales debemos medir nuestra carrera:

 

tabla test de cooper

 

 

Relación entre el test de Cooper y el VO2 max o cantidad máxima de oxígeno

 

Aunque ya hablamos en una entrada anterior sobre el VO2 máximo, entrada que puedes consultar haciendo click aquí, debemos hacer mención especial a éste parámetro cuando hablamos del Test de Cooper, ya que podemos calcular nuestra cantidad máxima de oxígeno gracias a esta prueba.

¿Cómo lo  haríamos?, tendríamos que aplicar la siguiente fórmula:

 

VO2 máx = 22,351 x Distancia recorrida (en km) -11,288

 

 

Otros tests de resistencia y su relación con el VO2 max

Por último comentar que hay dos tests más que nos permitirían conocer nuestra capacidad máxima de oxígeno. Os dejamos sus nombres, en qué consisten y como podemos calcular este dato en función de cada prueba:

 

 

Test de RockPort

El siguiente test es menos exigente que el test de Cooper ya que se trata de completar una milla de recorrido (1.609 metros) sin correr, caminando rápido y conociendo el tiempo utilizado y la frecuencia cardíaca; entonces aplicamos la siguiente fórmula:

VO2 Max = 132,6 – (0,17 x PC) – (0,39 x Edad) + (6,31 x S) – (3,27 x T) – (0,156 x FC)

PC: Peso corporal.
S: Sexo (0: mujeres, 1: hombres).
T: Tiempo en minutos.
FC: Frecuencia cardiaca.

 

 

Test de Course Navette

El corredor debe ir de un punto a otro situado a 20 metros  realizando cambios de ritmo marcados por audios. La señal auditiva cada vez será más rápida hasta que el corredor no llegue a completar la prueba ya que será más lento que las señales auditivas. Tendremos en cuenta la última serie, especialmente la velocidad, y aplicaremos la siguiente fórmula:

 

VO2 Max = 5,857 x Velocidad (Km/h) – 19,45

 

 

Otros artículos relacionados

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *