Fascitis plantar / Fasciosis plantar

3 min read

 

¿Qué es?

 

La fascitis plantar es una lesión muy temida entre los amantes del running. Raro es no haberse encontrado con runners con éste problema ya que es una de las dolencias más comunes y se da tanto en hombres como en mujeres.

La fascia plantar es el tejido grueso en la planta del pie, tiene una función esencial en el caminar, ya que mantiene el arco plantar, absorbe y devuelve la energía.. Este tejido conecta el calcáneo a los dedos y crea el arco del pie. Cuando este tejido se inflama o se hincha, se denomina fascitis plantar. Además, se encarga de proteger los metatarsianos evitando un exceso de flexión de los dedos

Causas fasciosis plantar:

 

Éstas son algunas de las razones que pueden aumentar el riesgo de sufrir fasciosis plantar:

  • Problemas con el arco del pie (pie plano y/o arco plantar alto). Pie con exceso de curva.

  • Correr largas distancias, cuesta abajo o sobre superficies desiguales.

  • El sobre peso aumenta el riesgo de padecer esta patología.

  • Tendón de Aquiles tenso.

  • Uso de zapatillas con arco deficiente o desgastadas.

Síntomas fascitis plantar:

 

Como principal síntoma, aparece un dolor agudo en la zona del talón, en la parte interna. Es un dolor más intenso en los primeros pasos que damos al levantarnos, debido a que la fascia se acorta durante la relajación de la noche, y al dar los primeros pasos, se tracciona con más fuerza. Al ir avanzando durante el día, notaremos que la fascia se estira y las molestias se reducen. Es posible que además del dolor notemos un hinchazón, enrojecimiento e hipersensibilidad en la parte interior del talón. En algunos casos de deportistas que han padecido éste problema, el dolor sólo se presenta por la mañana e inmediatamente después de practicar ejercicio, con lo cual podrán seguir practicando deporte.

Debemos reseñar que en cuanto se presenten los primeros síntomas, debemos ser cautos y protegernos de que la lesión se agudice, ya que en algunos casos dificulta la normal actividad diaria como caminar o permanecer de pie.

Prevención y tratamiento

 

Podemos intentar prevenir esta dolencia sin la necesidad de que aparezca el dolor para ponerle remedio. Es muy aconsejable realizar un estudio biomecánico de la pisada para entender la manera en la que el cuerpo apoya sobre el firme y de esta manera realizar un “estudio de la pisada” para valorar si puede ser conveniente utilizar unas plantillas a medida que ayuden a prevenir esta patología, o que reduzca la posibilidad de recaída. De hecho hay estudios que hablan de la reducción de hasta el 90 % de estos casos con el uso de una buena plantilla.

Normalmente el primer tratamiento se compone de antiinflamatorios combinados con un tratamiento de fisioterapia para descargar la fascia plantar y aliviar la inflamación en su fase aguda.

Además de este tratamiento, proponemos unos buenos hábitos de estiramiento y fortalecimiento de la zona. Podemos realizar los siguientes ejercicios y estiramientos que aparecen en éstas imágenes:

 

Hay un muy pequeño porcentaje de este tipo de lesión que requiere intervención quirúrgica. Hoy en día, este tipo de intervención es mínimamente invasiva, se realiza bajo anestesia local, con una mínima incisión de 1-2 mm y bajo control ecográfico, sin tener que abrir. El paciente no tiene que ingresar, la intervención es ambulatoria y permite el apoyo inmediato del pie tras la intervención. Reduce el dolor y el tiempo de recuperación de los pacientes, además de reducir el riesgo de trombosis o infección en pacientes con insuficiencia vascular u otros problemas circulatorios o en pacientes con diabetes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *