lun. Oct 14th, 2019

Tendinitis Aquilea

3 min read
Tendinitis tendón de aquiles

Tendinosis aquilea

 

 

¿Qué es la tendinosis aquilea?

 

Es una de las lesiones más comunes, tanto en el mundo del running como del deporte en general. Es una lesión por sobrecarga en el tendón de Aquíles, tendón más potente y resistente de nuestro cuerpo y que se encarga de transmitir fuerza e impulsar los músculos de los gemelos y el sóleo.

El tendón de Aquíles se ve inflamado, y si dejamos que evoluciona y se cronifique, podríamos acabar con una tendinosis (degeneración del tendón) y llegar a la rotura del mismo. Además la estructura del tendón se va debilitando conforme vamos cumpliendo años, así que hay que prestar especial atención.

 

Sintomas de la tendinitis Aquilea

 

El síntoma principal es que el corredor note un dolor en la zona del talón y a lo largo del tendón. Además , es posible que se sienta calor, inflamación y enrojecimiento. Comienza con un dolor leve o rigidez, que en general mejora a lo largo del día y durante la carrera, pero progresivamente los episodios son más graves, acusando el dolor de manera más intensa durante la mañana.

 

Factores de riesgo

 

Tendríamos varios factores que podrían hacer que aumente el riesgo de padecer ésta lesión:

  • Los hombres suelen padecer más este tipo de tendinitis que las mujeres.

  • La edad, a mayor edad, mayor probabilidad.

  • Fisionomia: si tienes pie con arco plano, es mucho más probable que sufras esta lesión debido a que se suele aplicar más tensión al tendón.

  • Obesidad y rigidez muscular.

  • Uso de calzado inadecuado.

  • Algunos tipos de antibióticos se han realcionado con tasas más altas de esta patología.

  • Las personas con psoriasis o tensión arterial alta corren mayor riesgo de padecer esta lesión.

 

Tratamiento de la tendinosis aquilea

 

El tratamiento siempre lo indicará un especialista médico, pero por norma general, pasa por un período de descanso, masajes (fisioterapia) y normalmente tendremos que tomar antiinflamatorios durante un tiempo, hasta que baje la inflamación. En ésta lesión, es importante que no esperemos a acudir a un especialista. Los terapeutas, a menudo, recetan ejercicios de estiramiento y fortalecimiento específicos para promover la recuperación y para fortalecer el tendón de Aquiles y sus estructuras de soporte.

Si varios meses de tratamientos más conservadores no funcionan o si el tendón se ha desgarrado, el médico puede sugerir una cirugía para repararlo.

 

Prevención

 

Algunos consejos para prevenir esta lesión son:

  • Aumentar el nivel de actividad de forma gradual y progresiva.

  • Si participas en una carrera exigente, como las carreras de montaña, primero haz ejercicios de calentamiento más lento.

  • Escoge el calzado adecuado.

  • Haz estiramientos a diario.

  • Fortalecer los músculos de las pantorrillas.

  • Realización de entrenamientos cruzados: alternando actividades de alto impacto como correr y saltar, con otras de bajo impacto como andar en bicicleta y nadar.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *